Cambio climático.

 

En Amigos del Viento manejamos dos definiciones diferentes y coexistentes de Cambio Climático

Cambio Climático (según el Panel Intergubernamental de Cambio Climático - IPCC)

 

Importante variación estadística en el estado medio del clima, o en su variabilidad, que persiste durante un período prolongado (normalmente decenios o incluso más).

El cambio climático se puede deber a procesos naturales internos o a cambios del forzamiento externo, o bien a cambios persistentes antropogénicos en la composición de la atmósfera o en el uso de la tierra.

 

 

Cambio Climático (según el Convenio Marco de Naciones Unidas para el Cambio Climático CMNUCC, Art.1 de la Convención)

 

Un cambio de clima atribuido directa o indirectamente a la actividad humana que altera la composición de la atmósfera mundial y que se suma a la variabilidad natural del clima observada durante períodos de tiempo comparables’.

 

El CMNUCC distingue entre ‘cambio climático’ atribuido a actividades humanas que alteran la composición atmosférica y ‘variabilidad climática’ atribuida a causas naturales.

 

El calentamiento global es un hecho, aunque aún las opiniones de las personas se encuentran divididas en quienes consideran que el cambio climático es parte de un gran ciclo normal del planeta y entre quienes aseguramos que no hay dudas de que los cambios climáticos son provocados -directa o indirectamente- por el ser humano.Algunas evidencias como:

- Se elevó el dióxido de carbono en la atmósfera a un nivel superior al que hubo en los últimos cientos de años.

- Los hielos eternos han dejado de serlo: se están descongelando.

- La temperatura mundial aumentó a un promedio de 0.6 C por encima de los registros de los últimos siglos.

- Las capas de hielo del Artico adelgazaron entre 15 y un 40% en los últimos 30 años.

- Los glaciales se derriten o retroceden.

- Los océanos se calientan y las costas se erosionan más ligero.

- El 16% de los arrecifes de coral del mundo han muerto o agonizan.

- Los bañados, esteros, lagos, lagunas y otros humedales se achican o desecan.

- Aumentan las lluvias y el impacto de las inundaciones.

- La primavera se adelanta. Las plantas florecen antes de tiempo y las aves nidifican prematuramente.
 

En el mundo, se emiten unas 600.000 toneladas de dióxido de carbono al año. Una cifra que crece sin freno debido al estilo de vida humana, basada en el consumo de combustibles fósiles, como el petróleo, el carbón o el gas.

Los expertos coinciden en que prácticamente cualquier actividad humana es contaminante: desde la luz eléctrica que se utilizan en los hogares, pasando por el uso de los automóviles, el aire acondicionado, la calefacción, hasta la industria siderúrgica, refinerías petroleras o cementeras.

Sólo el uso del petróleo y otras energías fósiles es responsable del 80% de las emisiones de gas carbónico, que actúa como una pantalla reflectante para el calor que emite la tierra y lo envía de vuelta a ésta.

Se requiere de un alto compromiso de la sociedad en su conjunto: los ciudadanos, a partir de la recepción de información adecuada, capacitación y conocimiento para contribuir en lo posible, comenzando por los cambios de usos y patrones de consumo; el sector empresarial, en la toma de decisiones que conduzcan a beneficios basados en una responsabilidad social y ambiental, y el poder público, a través del desarrollo y la puesta en ejecución de políticas y medidas adecuadas, a la vez que permanentes.


La Cop de París de diciembre 2015 abre grandes expectativas a nivel mundial, la agenda de las Contribuciones por Países-INDCs (Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional) en la reducción de emisiones con proyectos nacionales de mitigación y adaptación en el marco de la CMNUCC. -registrarán compromisos a nivel global. La Red se propone difundir esta temática a nivel local en cada una de las subregiones, ya que estos compromisos nacionales tienen una acción directa a nivel local que debe ser conocida por la ciudadanía.

EFECTO INVERNADERO

Dentro de un invernadero la temperatura es más alta que en el exterior porque entra más energía de la que sale, por la misma estructura del habitáculo, sin necesidad de que empleemos calefacción para calentarlo.

En el conjunto de la Tierra de produce un efecto natural similar de retención del calor gracias a algunos gases atmosféricos. La temperatura media en la Tierra es de unos 15ºC y si la atmósfera no existiera sería de unos -18ºC. Se le llama efecto invernadero por similitud, porque en realidad la acción física por la que se produce es totalmente distinta a la que sucede en el invernadero de plantas.  
 

 

El efecto invernadero hace que la temperatura media de la superficie de la Tierra sea 33ºC mayor que la que tendría si no existieran gases con efecto invernadero en la atmósfera. 

 

¿Por qué se produce el efecto invernadero?

El efecto invernadero se origina porque la energía que llega del sol, al proceder de un cuerpo de muy elevada temperatura, está formada por ondas de frecuencias altas que traspasan la atmósfera con gran facilidad. La energía remitida hacia el exterior, desde la Tierra, al proceder de un cuerpo mucho más frío, está en forma de ondas de frecuencias mas bajas, y es absorbida por los gases con efecto invernadero. Esta retención de la energía hace que la temperatura sea más alta, aunque hay que entender bien que, al final, en condiciones normales, es igual la cantidad de energía que llega a la Tierra que la que esta emite. Si no fuera así, la temperatura de nuestro planeta habría ido aumentando continuamente, cosa que, por fortuna, no ha sucedido. 


 

Podríamos decir, de una forma muy simplificada, que el efecto invernadero lo que hace es provocar que le energía que llega a la Tierra sea "devuelta" más lentamente, por lo que es "mantenida" más tiempo junto a la superficie y así se mantiene la elevación de temperatura.

 

Para más información sobre este tema, con datos y gráficos ver la página subordinada: "Balance de energía en la Tierra y efecto invernadero".

 

 

Gases con efecto invernadero

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Como se indica en la columna de acción relativa, un gramo de CFC produce un efecto invernadero 15 000 veces mayor que un gramo de CO2 , pero como la cantidad de CO2 es mucho mayor que la del resto de los gases, la contribución real al efecto invernadero es la que señala la columna de la derecha.

 

Otros gases como el oxígeno y el nitrógeno, aunque se encuentran en proporciones mucho mayores, no son capaces de generar efecto invernadero. 
  
 

Aumento de la concentración de gases con efecto invernadero

 

En el último siglo la concentración de anhídrido carbónico y otros gases invernadero en la atmósfera ha ido creciendo constantemente debido a la actividad humana:

 

  • A comienzos de siglo por la quema de grandes masas de vegetación para ampliar las tierras de cultivo 

  • En los últimos decenios, por el uso masivo de combustibles fósiles como el petróleo, carbón y gas natural, para obtener energía y por los procesos industriales.

 

La concentración media de dióxido de carbono se ha incrementado desde unas 275 ppm antes de la revolución industrial, a 315 ppm cuando se empezaron a usar las primeras estaciones de medida exactas en 1958, hasta 361 ppm en 1996.

 

Los niveles de metano se han doblado en los últimos 100 años. En 1800 la concentración era de aproximadamente o.8 ppmv y en 1992 era de 17. ppmv.

 

La cantidad de óxido de dinitrógeno se incrementa en un 0.25% anual. En la época preindustrial sus niveles serían de alrededor de 0.275 ppmv y alcanzaron los 0.310 ppmv en 1992. 

Héctor Gutierrez Ruiz 1276 oficina 102